Chamanes y Hechiceros

Hoy quiero hablaros de estos hombres y mujeres de conocimiento. Quiero proponeros un viaje con el fin de recuperar esta mirada  interior que todos vimos alguna vez, pero sin saber por qué perdimos su secreto. ¿Nos atrevemos a recuperarlo? Las dudas y los temores forman parte de todos nosotros y a veces con nuestra mente rozamos lo Irracional y lo Mágico, pero somos capaces de volar con nuestra imaginación… ¿sin miedos? En casi todos los países del Mundo hay personajes capaces de lograrlo.  Y ahora nos preguntaremos por qué será que han sido capaces de entrar en este otro Yo, este que quizás ignoramos aunque muchos de nosotros estamos en búsquedas constantes y a veces no hay que ir tan lejos, lo que buscas esta dentro de Ti y espera… Haré un breve recorrido por la historia de estos hombres-mujeres que un día se descubrieron a sí mismo y empezaron a trabajar para el bien de la humanidad, como por ejemplo: el sanador chino Kuang Ti que escribió sobre las propiedades medicinales de las plantas, o Li Che Ten en su Peng T’Sao, que podría remontarse al 2500 a. de C. y daba los nombres de mil cien plantas medicinales divididas en sesenta y ocho categorías y también ocho mil recetas y fórmulas distintas para prepararlas. mujerchaman2 Hace cuatro mil años los egipcios aprendieron de China, la India y Persia el arte de hacer infusiones de plantas, que ya se practicaban en estos países desde hace miles de años. Y los griegos lo aprendieron de los egipcios. Este recorrido no sería completo si no hiciera mención sobre los alucinógenos, estos han sido empleados por todas las culturas a lo largo de todos los tiempos. Los nombres no los voy a mencionar, esto debía ser explicado de una forma médica con el fin de que solo sirvieran para aliviar dolores, no para otros fines. Pero las plantas no son los únicos elementos naturales que pueden curar; existen también numerosos minerales y materiales orgánicos que gozan de propiedades medicinales, cuernos fetos de animales, huesos… Basta visitar cualquier tienda en barrios chinos especializados en remedios naturales para curar enfermedades para hacerse una idea de la diversidad de farmacopea china. Los chamanes de los Andes ignoran, por lo común, los pormenores de la anatomía humana y tampoco tienen noción de la existencia de gérmenes. Para ellos, la enfermedad es el resultado de un equilibrio provocado por un enemigo (ya sea un elemento natural o hechizo) al que uno debe enfrentarse. mujerchaman3 Según estos indios hay dos categorías de enfermedades: las de Dios y las del Diablo. Para ellos, las enfermedades de Dios tienen generalmente una causa natural: el frío, el viento, el calor, una caída… Entre las enfermedades del diablo están las de origen nervioso, como la epilepsia, el colapso nervioso y otras. Se creen que estas últimas están provocadas por dioses airados, o bien que son productos de conjuros hechos por hechiceros. Pueden ser obra de los demonios que se llevan el alma de la persona enferma o una parte de su cuerpo, o que han introducido algo extraño en esta persona. Las enfermedades de Dios pueden ser tratadas por un curandero con plantas medicinales, es decir, con un proceso natural, o bien por un médico de la ciudad. Las enfermedades del diablo, sin embargo, solo pueden ser tratadas por un sanador, que a fin de evitar la desintegración psíquica y física del paciente, debe recuperar el elemento perdido y devolvérselo, o espantar la materia extraña. En otras palabras: el sanador debe equilibrar las energías. Para restituir el equilibrio psíquico o físico del paciente, el sanador debe realizar un sacrificio que le aliará con la fuerza de las poderosas divinidades. Luego dará plantas medicinales al paciente como tratamiento mágico. Lejos de los dispensarios médicos y los hospitales y demasiados pobres para pagarles, el 80% de los campesinos piden los servicios del curandero cuando están enfermos. Desde un punto de vista religioso, social y médico, los curanderos son indispensables para el equilibrio de la Comunidad. Las funciones del curandero pueden ser asumidas por el chamán si este es sanador, de lo contrario, el collasiri es quien hace los trabajos de curación. Un collasiri será el encargado de adivinar la enfermedad a través de las entrañas de los animales que se sacrificarán con el fin de diagnosticar la enfermedad, para transmitirla a animales u objetos. Hay una diferencia fundamental entre los chamanes de los Andes y los del Amazonas. Los chamanes del Amazonas están dotados de todos los poderes. Los de los Andes, aunque también son los principales jefes espirituales y son capaces de conectar con el mundo sobrenatural durante un estado en trance inducido por drogas. Este tipo de drogas son las que ya mencioné en el capitulo de plantas medicinales que no quise nombrar concretamente, pero puedo asegurar que son alucinógenos de los más potentes (los conocen todos a la perfección). La parte negativa es que los chamanes acaban siendo víctimas de las drogas, ya que al final de sus días están muy destruidos. mujerchaman4 De mi viaje a Perú traje conocimientos de estos hombres y mujeres, y parte de lo que os escribo tuve la suerte de vivirlo. Quiero dejar claro que nunca me dejé hacer la famosa Masada ya que soy aprensiva y no me dieron garantías de la reacción que podría tener. Os cuento de qué se trata: en primer lugar, te dan un brebaje que no sabes de qué está realizado. Luego te tumban en una silla para esperar a que se produzca la reacción (suele ser entre hora u hora y media). Cuando se produce, en casi todos los casos va acompañada de diarreas y vómitos y esto es porque según su cultura ellos necesitan que tu organismo se purifique y solo así pueden leer lo que se desprende de Tu interior. Ahora en España ya se practican estos rituales, simplemente si queréis experimentar, os recomiendo que busquéis a Chamanes verdaderos. Estos rituales no son fáciles y mal hechos pueden acarrear consecuencias… El tema da para mucho más, pero de momento me paro aquí y próximamente lo retomaremos.

2 comentarios sobre “Chamanes y Hechiceros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *