Cuento Siberiano

Hoy quiero hablaros de un cuento siberiano en el que se refleja este yo interior que está en cada uno de nosotros (Nuestras fantasías):

Un día un cazador solitario vio una hermosa mujer saliendo de un profundo bosque, al otro lado del río. Ella le saludó con la mano y le cantó:

¡Oh ven cazador solitario en la calma del anochecer!
¡Ven, ven! Te echo de menos, te echo de menos.
Ahora te besaré, te besaré.
¡Ven, ven! Mi nido está cerca, mi nido está cerca.
¡Ven, ven! cazador solitario, ahora en la calma del anochecer.

Él se quitó la ropa y cruzo el río a nado, pero de repente, ella voló en forma de búho riéndose y mofándose de él. Cuando trato de cruzar otra vez el río para recuperar su ropa, se hundió en el agua fría.

En este cuento, el ánima simboliza un irreal sueño de amor y felicidad. El cazador se hunde porque corre tras una anhelada fantasía que no podrá satisfacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *