El origen de la Navidad

Dado que nos estamos acercando a la celebración de la llegada del niño Dios al mundo, es decir, la Navidad, he pensado oportuno escribir un poco como curiosidad de cómo a través de la historia se ha llegado a esta fecha: 25 de diciembre.

Como no existen referencias exactas de la fecha de nacimiento del niño Dios (Jesús) y como nada hay escrito que proceda de esta época, me limitaré a decir que se han barajado hasta 136 fechas distintas. Las disputas entre diferentes sectas cristianas fueron finalmente resueltas en el año 337 por el Papa Julio I, quien designó como fecha de nacimiento de Jesús el día 25 de diciembre.

Baco origen

Esta decisión papal fue considerada como arbitraria por algunos, mientras que otros vieron en ella una medida estratégica ya que haciéndola coincidir con las fiestas paganas en honor a Baco se suponía que los cristianos podrían dedicarse sin temor a ser molestados por sus perseguidores, los romanos. Sin embargo, un análisis más profundo  permite encontrar significaciones más acertadas y que tienen que ver con el reconocimiento del auténtico Jesús. El pueblo judío vivía – desde la primera profecía conocida- con la esperanza de la venida de un Rey. Más tarde y desde la prospectiva de pueblo dominado por Roma, el Mesías habría de ser el libertador. Pero pocos entre los que convivieron con él  llegaron a comprender el sentido de sus palabras: «Mi reino no es de este Mundo» ni el de sus mensajes: «amaros los unos a los otros». Jesús sembró durante años con su palabra y su vida, pero no fue comprendido. Habló de liberación y vivió como un libertador, pero con su mensaje no echa al opresor (el pueblo romano).

Mostró  un reino a las gentes donde todos cambian y disponían de la misma proporción, pero no siendo un espacio geográfico con fronteras, pocos lo descubrieron. Jesús recorrió Palestina de Norte a Sur, curó enfermos, resucitó muertos, agrupó a miles de personas en torno a su palabra y conmovió los corazones de cuantos le escuchaban. El pueblo judío había conocido a numerosos profetas, pero dijo cosas que jamás antes habían sido pronunciadas. El Dios severo y castigador de los profetas dio paso al Padre Amoroso de todos que, si se preocupaba del sustento de los Lirios del campo, ¿qué no hará por los hombres?. Un Dios que no hay que buscarlo fuera, sino en el silencio del corazón. Todo un rosario de novedades en quien dijo no venir a derogar la Ley.

Y aquel pueblo que buscaba en él al libertador, al Caudillo de la revolución, tardó mucho tiempo en reconocer que quien anduvo predicando el amor por los caminos había sembrado la semilla de la más grande revolución espiritual. Jesús no fue comprendido en su época, habló de compartir la túnica, de poner la mejilla, de amar al enemigo, de hacer a los demás lo que quisiéramos por nosotros mismos, ser pacíficos y misericordiosos. Habló de una doctrina que posee las claves para acceder a un reino que no es de este mundo. Habló a una sociedad enfrentada de dominadores y dominados y más preocupados por la patria terrenal y fuerte que por estados de pureza interna. Sin embargo, hay que esperar para que aquella sociedad se de cuenta del valor de su doctrina y su inspiración divina.

niño dios origen

A partir de este momento poco ya importa cuándo hubiera nacido la persona si lo que deslumbraba de ella trascendía todos los límites espacio-temporales. Jesús fue sentido como Dios encarnado y, reconocimiento de su rango, se fijó su nacimiento el mismo día en que nacen los dioses: el 25 de diciembre, tres días después del Solsticio de Invierno, que marca el renacimiento de la Luz entre las tinieblas. La historia de un Jesús que nació en el mes de marzo, tal vez haya quedado convertida en un simple dato pero con el paso de los siglos, la historia , pero la historia de Jesús el Cristo, nacido en el Solsticio de Invierno, jamás será un suceso pasado, sino algo vivo, que se renueva cada año en el siclo solar. Es cierto que Jesús no fue comprendido por sus contemporáneos y posiblemente por muchos tampoco parece serlo ahora, pero su mensaje incorporado a un suceso cósmico que se repite año tras año, habla de permanencia por encima el tiempo, de eternidad, y por ello de consumación.

navidad origen

Una vez más en la madrugada del día 25 de diciembre se produce el milagro de la gestación en todos los seres de la Tierra. Aquella semilla que hablaba de compartir, de amar al enemigo, de solidaridad, de perdón y de amor, vuelve a penetrar en nuestra vida buscando el calor de la Tierra que le permita germinar. Y así será año tras año.

Espero que os haya resultado interesante este post sobre el origen de la Navidad. Si creéis que os puedo ayudar a resolver dudas o a guiaros, os podéis poner en contacto conmigo escribiéndome un comentario en este post, enviando un email a infoneftis@gmail.com o llamándome al 675 610 505. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *