El sapo que se convirtió en príncipe

Para dar variedad a nuestro trabajo de blog, hoy he seleccionado un cuento muy famoso, pero este cuento tiene mucho de parte de mágica. De todos es sabido que los hermanos Grimm recopilaron cuentos que eran transmitidos por mujeres sabias que vivían en los bosques, y ellos los convirtieron en lecturas, escribieron más para adultos que para niños, fue Walt Disney quien en sus películas los transformó para niños.

Hoy nos ocuparemos de la rana que se convirtió en príncipe:

Érase una vez una princesa que jugaba plácidamente con una pelota de oro, esta se le escapo rodando y fue a parar a una charca en el que se hallaba la rana, la princesa pide la pelota, pero la rana pide a cambio que la princesa la lleve con ella a su castillo y deberá comer con ella en su mesa y dormir en su cama, la princesa acepta, pero cuando tiene la pelota se olvida de su promesa.

La rana no cesa en el empeño de reclamar a la princesa su promesa y la sigue hasta el castillo, como la princesa se niega a cumplir la promesa, la rana pide hablar con el Rey y este obliga a la princesa a cumplir su promesa.

La princesa obligada invita a la rana a su habitación y cenan pero cuando pide dormir con ella ésta demuestra un tremendo asco hacia la rana, y surge una pelea violenta que obliga a la princesa a empujar a la rana contra la cama y con el golpe supuestamente se deshace el hechizo, y ya hemos convertido a la rana en un apuesto príncipe, el cual recibirá un beso al despertar.

El cuento queda aquí relatado para todos los públicos, pero qué pasa con el finalmente convertido en sapo…

Ahora intentaré explicar la parte Mágica que aporta la rana en la Magia. En primer lugar la rana en su crecimiento sufre una gran metamorfosis llegando a su transformación en tres niveles, renacuajo-rana-sapo. Transporta a través de su piel un gran veneno llamado bufotenina, este veneno hace sufrir alucinaciones ¿Será estas las que sufra la princesa y le refleje su inconsciente?

En todo acto de Magia, hay una parte que ha de estar presente: la potencia sexual que reside en nuestro inconsciente. Este inconsciente que es solo nuestro y de nadie más.

Aquí pondremos al Sapo como máximo exponente de dicha potencia sexual.

Espero os guste. . .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *