El sentido y el poder de la Magia y la Brujería

¿Cuál es el sentido y el poder de la Magia y la Brujería? ¿Qué sentido tiene hoy en día en la era en que el hombre viaja por el espacio, hace fecundaciones in vitro y la ciencia cada día da pasos agigantados, volver al mito? ¿Por qué aún hay personas que siguen practicando las creencias ancestrales como algo cotidiano en su vida diaria?

Mi intención en este escrito es intentar aclarar todas estas cuestiones. Empezaré centrándome en el origen, con el fin de poder entender su sentido primigenio y en cómo el hombre ha podido llegar a la “Magia” y comprenderla.

El ser humano, desde su aparición en la Tierra, se plantea dudas delante de los diferentes  fenómenos de la Naturaleza. Poco a poco va buscando explicaciones que tranquilicen sus angustias existenciales y le permitan seguir viviendo en una textura difícil y complicada. Estas primeras explicaciones que se dará a sí mismo y compartirá con su comunidad serán de origen mítico, es decir, no tendrán un fundamento científico sino mágico. Aparecerá el maná, los tótems protectores y los rituales… en una palabra: la “MAGIA”.

La Magia será durante siglos la predecesora de la religión. A mayor desarrollo tecnológico, mas evolucionará la religión; primero en el Politeísmo y posteriormente, en religiones Monoteístas. Digamos que la Magia será representativa de las sociedades menos desarrolladas científicamente pero más arraigadas a la madre naturaleza. Las religiones se alejarán cada vez más de lo natural, mientras que la magia se caracterizará por su acercamiento a la Tierra.

Viajemos en el tiempo de forma mental y por unos instantes, a la prehistoria o historia de la que no queda casi vestigio escrito, pese a que eso sea precisamente un hándicap para obtener información. Pero aún la falta de manuscritos, podemos vislumbrar cómo el hombre empezó a tener consciencia de algunos factores clave para su supervivencia y cómo mediante la comprensión de algunos elementos pudo experimentar cambios que le permitieron evolucionar mentalmente.

magia1

Si hemos tenido la oportunidad de visitar en persona o virtualmente una caverna como la de Altamira, podemos apreciar el arte de las pinturas rupestres. La primera impresión y sin demasiados conocimientos, es que las pinturas se realizaron como decoración de las cavernas pero actualmente sabemos por estudios más extensos y en profundidad, que el significado era mucho más práctico y complejo.

Se sabe que el hombre del Paleolítico pintaba con una mezcla de sangre y otros tintes obtenidos de la Tierra como la arcilla, además de tintes negros y ocres. En toda la historia de la humanidad la sangre ha tenido un fuerte significado mágico. Quién no recuerda a los gladiadores bebiendo la sangre de sus oponentes caídos para recuperar su fuerza vital.

Como ejemplo quiero deciros que para perforar el cráneo de un elefante se necesita un rifle y munición muy especial y poderosa, que se halla solo al alcance de muy pocos. Pensemos que en aquellos momentos las herramientas con las que contaban eran de lo más simples, básicas, elementales y limitadas.

magia2

Por este motivo los chamanes recurrían a pictogramas mágicos con la capacidad de imprimir el  subconsciente de estas tremendas escenas de caza donde el valor y la cohesión del grupo eran fundamentales para el éxito y supervivencia no solo de la jornada de caza, sino de la especie.

Los participantes en estos ritos dejaban sus manos pintadas en las paredes de las cuevas que hoy en día todavía podemos contemplar.

En estas pinturas, además de otras escenas cotidianas, se mostraba la cotidianidad de la prehistoria; animales más domésticos o salvajes, acciones del día a día, y hasta vulvas femeninas como símbolo sagrado de fertilidad. La fecundidad era el origen de la vida, de la reproducción y de la continuación de la especie, así que se empezó a tener consideración y a idolatrar como bien preciado.

Asimismo, el año se dividió en dos partes: otoño-invierno y primavera-verano. Una mitad oscura correspondiente al género masculino o al macho, y la otra mitad luminosa correspondiente a la hembra o fertilidad. Se desarrollaron o ampliaron los conceptos: invierno lado oscuro, caza, fuerza, valor frío reposo. Verano, luz, producción, calor, fertilidad…

Se le concedió a la caverna el título de útero o matriz, por su similitud, y por esto fue el sexo femenino en un principio más importante que el masculino a nivel simbólico. Se tallaba y pintaban diosas madres con sus atributos sexuales exagerados, grandes traseros, mamas y vulvas abiertas. El sexo era considerado como algo mágico y sagrado, y así lo mostraban en las pinturas, con representaciones explícitas.

magia3

La hembra era sagrada, pues podía parir, generar vida mientras que el hombre solo cumplía la función de inseminar, pero la verdad tampoco estaba tan claro en este momento. Se consideraba que el auténtico atanor u horno alquímico capaz de generar vida era el Útero.

El hombre solo inseminaba o cazaba, hoy en día parece que algunos no han evolucionado y siguen iguales, a esos solemos llamarles primitivos.

Con la llegada del pastoreo y la agricultura se amplió la percepción del año, pasando de dos a cuatro partes y terminando en ocho partes, y desde este momento se marcaron ya los Solsticios y Equinocios como puertas y épocas de vital importancia para tener un calendario ordenado y comprensible. Hecho que todavía utilizamos hoy en día.

Al ir mirando el cielo, tomaron también especial importancia la Luna y sus diferentes fases, así como el ciclo solar. A esto se le llamo la rueda del año.

Se identificó al Sol como elemento masculino de forma mayoritaria en todas las tribus de Europa y la Luna con aspecto femenino. Esta, al tener tres fases diferentes: creciente, llena, menguante, causó que las diosas también tuviesen tres aspectos: doncella, madre, y anciana, ademas de guerreras y tenebrosas correspondiendo a la Luna Negra.  

magia4

Conscientes de la influencia lunar se empieza a hacer reuniones con fines mágicos a la luz de la Luna o simplemente para venerar a la Diosa correspondiente en cada fase del Astro.

Así de esta manera tan sutil, simple y lógica en las circunstancias, nació la “Magia Natural”.

En el próximo post seguiremos hablando de magia, brujería y del papel de la mujer en la historia. Recuerda que si deseas realizar alguna consulta, un taller o simplemente quieres saber más, puedes contactar conmigo escribiéndome a infoneftis@gmail.com o llamándome al  675 610 505.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *