Epagómenos

Epagómenos era el nombre griego de los cinco días añadidos al ciclo de 360 jornadas para completar el año solar de 365 días.

Herodoto escribió:

«Los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que esto lo hallaron estudiando los Astros.

La invención del calendario civil egipcio surge a principios del tercer milenio a.C. y se tiene evidencias de su uso en época de  Shepseskaf, faraón de la dinastía IV de Egipto.

El año civil egipcio constaba de 365 días divididos en tres estaciones de 120 jornadas, más cinco añadidos que no constituían un mes aparte».

Epagomenos

Los días eran denominados por los antiguos egipcios Heru-Rempet («Los que están por encima del año”) y también eran conocidos como Mesut necheru (“Nacimiento de los Dioses”), pues se festejaba el nacimiento de cinco divinidades egipcias: Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis. Posteriormente en idioma copto, fueron denominados Piabot nhoyxi (“el pequeño mes”).

La primera evidencia de la existencia de los días epagomenos procede de la inscripción en la tumba de Nekane, un funcionario de la época de Menkaura (Imperio Antiguo). También se mencionan en los Textos de las Pirámides.

Las estaciones se denominaban:

  1. Inundación: Ajet
  2. Siembra o salida: Peret
  3. Recolección o sequía: Shemu

Mitología

Dyehuty (Thot en griego) creó los cinco días epagomenos, quitándolos de la luminosidad de Jonsu, que simboliza la Luna. Estos nuevos días permitieron a Nut parir cinco hijos: Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis. Mitológicamente, Ra impidió tenerlos en el transcurso del año.

Paquita Mas, Máster en Ciencias Alternativas de Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *