La Estrella de Belén

En los textos evangélicos, la palabra latina «Estella» significa indistintamente «Estrella»; grupos de estrellas constelación, planeta y grupo de planetas, que en términos astrológicos se denominan gran conjunción o Estelium.

En tal caso, y trascendiendo la literalidad del texto, ¿pudo haberse producido una agrupación múltiple del planetas en los días del nacimiento de Jesús y que por ser un fenómeno previsible fuese conocida su acción desde mucho antes por expertos astrólogos?

Hablaremos de si esto podía ser la mística estrella de Belén, un estelium o gran conjunción planetaria cuya especial conjunción no solo expresa las particulares características del nacido bajo su  influjo, sino también el lugar del suceso.

estrella de belén origen

En aquellos días la Astrología era una ciencia con más de 2000 años de antigüedad y los prestigiados conocedores de sus secretos eran conocidos como Profetas y Magos. En Mesopotamia, situada al Oriente de Palestina, no era solamente la cuna de la Ciencia Astrológica, sino el Centro Cultural más importante de la época. Ya habían descubierto Siete Planetas y detectado sus órbitas y la duración de las mismas. Era pues completamente posible para aquellos Astrólogos conocer de antemano la posición en que se encontraría cada uno de los Planetas en cualquier momento futuro y, por tanto, saber cuándo se iba a producir la gran conjunción.

Mesopotamia

Desde siglos atrás, los profetas habían alzado sus voces ante el pueblo anunciando la nueva venida del Mesías relacionando este hecho con intervenciones estelares.

Paralelamente, otras profecías aludían directamente al lugar donde aquel acontecimiento se produciría y una y otras mantenían a las generaciones expectantes ante el suceso. De todas ellas, tal vez sea la de Balamm la primera que aporta una precisión al hecho futuro del nacimiento y al rango del nacido. Balamm procedía de Pelhor, junto al Éufrates y su profecía data del año 1.100.

También existían otras profecías fuera de la tradición Judía. Una era atribuida a Zaradust en los Apocrifitos y sucedió que habiendo nacido el Señor de Belén de Judá durante el reinado de Herodes vinieron a Jerusalén unos magos, según la predicción de Zaradust, contemporáneo de los profetas hebreos Jeremías y Nalmun, viviendo la época de mayor esplendor astrológico de la religión mesopotámica.

Espero que este pequeño resumen de la historia, os haya interesado. Quizás sin este suceso no existiría la festividad que celebramos ahora.

Recuerda que si necesitas ayuda, puedo darte respuestas o guiarte en tu camino. Contacta conmigo a través de infoneftis@gmail.com o llamando al 675 610 505.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *