La lechuza y su pariente el búho

La lechuza nos mira con simpatía desde la rama de la encina añosa y su simbolismo, como el del cisne, viene del extremo nórdico, del lejano Septentrión. La lechuza en cuyas alas todos los lapones y otros pueblos de las regiones boreales ven el misterio de la tenebrosa oscuridad, la imagen del Blanco Genio de la Noche.

Es blanca, en efecto, la Lechuza de esas tierras. Tanto que, en Escandinavia, se le hace emblema de la Luz Lunar, dulce y opalescente.

En su bajada, el volátil nocturno acaba en Grecia y lo encontramos como atributo de Palas Atenea, la Minerva de los latinos, mostrada generalmente con cuerpo de mujer y la cabeza de Lechuza. Es la glaucópide Atenea la de los Ojos Centellantes denominada así por los antiguos griegos porque participaba de la Naturaleza del Fuego.

La lechuza y sus parientes

03c82970ddd85ab4beeeef288f233d16Parientes de las lechuzas son: el mochuelo, el cárabo, el utillo u otto, pero sin duda el más conocido es el búho.

El búho, nombre común de varias especies de aves rapaces y nocturnas, es imagen sagrada de los Alquimistas Ocultitas, por su idiosincrasia de permanecer en vigilia toda la noche, representando el alma humana, jamás ociosa, inmortal, y en continua búsqueda.

Sus atributos más sobresalientes son: Sabiduría, Inteligencia, Ciencia, Conocimiento y también Prudencia. No por casualidad los Alquimistas lo han convertido en Imagen de la Filosofía Hermética, cuyo conocimiento permite al adepto ver el otro lado del espejo de la aparente apariencia.

Los grandes, luminosos e inquietantes ojos del búho ven lo que se encuentra oculto. Silencioso, capaz de una asombrosa movilidad, la criatura nocturna para el Estetista y para el Mago el símbolo de la aplicación y la larga vigilia dedicada al estudio y al conocimiento que de este se deriva. Incluso en el ámbito cristiano cuenta con una versión positiva: Se relaciona al búho con el simbolismo de los Siete Dones del Espíritu Santo: Sabiduría, Ciencia, Intelecto, Consejo, Piedad, Fortaleza y temor de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *