Las hojas de mi árbol

Hojas

Hay personas muy cercanas a nuestra vida que nos hacen felices por la sencilla razón de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren su camino a nuestro lado, viendo pasar muchas lunas: pero hay otras que su paso es tan rápido que no nos da ni tiempo de verlas entre una y otra.

De todas decimos amigos, pero amigos hay de muchas maneras.

Quizás cada hoja de un árbol podríamos decir que es una imagen de nuestros amigos. Las primeras que nacen es un brote, nuestro amigo padre y nuestra amiga madre, que nos introducen en la vida.

Después vienen nuestros amigos hermanos, con ellos compartimos nuestro espacio porque puedan florecer como nosotros.

Todo seguido pasamos a conocer a toda la familia de hojas que respetamos y les deseamos lo bueno y mejor.

Pero también nos encontramos con aquellos que han sido amigos solo unos días o unas horas o simplemente conocidos en tiempo de unas simple vacaciones. Ellos nos han proporcionado sonrisas en nuestros labios mientras el tiempo que han estado cerca de nosotros a nuestro lado.

Hablando de las hojas más cercanas, no podemos olvidar a nuestros amigos estos tan lejanos, aquellos que se hallan en la punta de las ramas y cuando el viento sopla, siempre aparecen entre una hoja y otra.

El tiempo pasa y el verano se marcha, el atardecer nos cae de nuevo y perderemos algunas de nuestras hojas. Algunas nuevas nacerán el próximo verano y otras permanecerán muchas estaciones.

Pero lo que nos hace más felices es que, las caídas sigan tan cerca de nosotros año tras año.

Quiero tener un recuerdo para los momentos tan maravillosos que pudimos vivir cuando coincidieron en nuestro camino.

Deseo que la hoja de mi árbol me traiga Paz, Amor, Salud, Suerte y Prosperidad. Hoy y siempre… Y esto es porque cada persona que pasa por nuestra vida es única: siempre nos deja un trocito de ella misma y hay veces se llevan mucho de nosotros y algunos no nos dejaran nada.

Esto son los grandes retos de nuestra vida y la prueba más evidente es que nunca los seres se encuentran por casualidad.

A todas las hojas de mi árbol… Os recuerdo en todo momento.

Un comentario sobre “Las hojas de mi árbol”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *