Piel de Toro

Ahora que vienen tantos movimientos y obligados cambios bueno será recordar este poema:

«A veces es necesario y forzoso

que un hombre muera por un pueblo

pero nunca debe morir todo un pueblo

por un hombre.

Recuérdalo siempre, Sepharad

Haz que sean seguros los puentes del diálogo

Y procura comprender y amar

las distintas hablas de tus hijos

Que la lluvia caiga poco a poco sobre los sembrados

Y el aire pase como una mano tendida

Suave y benigna sobre los amplios campos que

Sepharad viva eternamente en el orden y la paz, en el

Trabajo, y en la difícil y merecida LIBERTAD.»

— La Piel de Toro, Salvador Espriu

 

Nota: así como los árabes llamaron a España “Al –Andalus”, el pueblo hebreo la llamó “Sepharad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *