Relato de una sombra

Había una vez un hombre que no estaba seguro si su historia era la que quería vivir. Creía que le faltaba alguna cosa, así que decidió buscar otra historia. Una que de verdad le gustara. Una de la que pudiera decir:  Ésta es mi historia.

En el camino, unas veces delante, otras veces detrás y a veces al lado, le acompañaba su sombra. Era una buena compañía, sin ella no hubiera podido ni llegar a la puerta, pero él no le hacía ni caso. La ignoraba.

Andó y andó; andó y andó; hasta que se topó con una ventana. Y detrás de ella, una cosa le gustó mucho. Pero estaba tan alta y tan cerrada que pensó: Cómo me gustaría ser sombra para poder entrar por esa ventana.

La sombra, que estaba esperando una oportunidad, subió y entro por la ventana. Rápidamente se volvió para ver si su sombra seguía con él, cuando vio que le había abandonado.

«Yo quiero ser uno y soy la mitad. La parte que me falta me hace caminar.» – E. Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *