SOLSTICIO DE VERANO: La Noche de San Juan

En primer les quiero de decir que las dos son consideradas fiestas dedicadas al fuego y al Astro Sol.

Hay dos momentos del año en los que la distancia angular del Sol al ecuador celeste de la Tierra es máxima. Estos momentos son llamados solsticios, palabra que significa Sol inmóvil; porque da la impresión de que el Sol apenas mueve su declinación de un día a otro. El Solsticio de verano es el gran momento del curso solar y—a partir de este punto comienza a declinar. Antes de cristianizarse esta fiesta, los pueblos de Europa encendían hogueras en sus campos para ayudar al Sol, en un acto simbólico con la finalidad de que no perdiera su fuerza. En nuestras conciencias internas, siempre asociamos al fuego como purificador, simbólicamente es el que destruye todo lo malo.

Debido a diferentes celebraciones en el mundo se ha asociado el solsticio de verano a la fiesta de San Juan, pero esto es solo cierto para la mitad del Mundo o, mejor dicho para los habitantes que viven por encima del ecuador (en el hemisferio norte) ya que para los del sur, el solsticio es el invierno y si nos apuramos, ni tan siquiera para todos ellos, pues eso de San Juan al menos que este nombre, es patrimonio del santoral cristiano.

No creemos que en los países orientales con ritos y creencias distintas no celebran estas fiestas, las fechas son las mismas pero sus ritos son de los más variados, pero el sentido es el mismo en todas ellas: rendir homenaje al Sol que este día tiene especial protagonismo. En el hemisferio norte es el día más largo y, por consiguiente, el poder de las tinieblas tiene su reinado más corto, y en el hemisferio sur ocurre todo lo contrario.

Uno de las ceremonias más conocidas mundialmente es la que se celebra en Perú llamada: Inti Raymi, ritual precolombino en honor al Sol que todavía hoy en día conserva todo el esplendor.

En los antiguos mitos griegos, a los dos solsticios se les llamaba  Puertas y en parte no les faltaba razón. La puerta de los hombres segundas creencias helénicas, correspondía al Solsticio de verano (del día 21 al 22 de junio), a diferencia de la puerta de los dioses del solsticio hiemal (del 21 al 22 de diciembre).

Después de dar una pequeña explicación de la celebración de esta fiesta tan celebrada por pueblos y razas a través de los Siglos, os he preparado un pequeño Ritual de Belleza.

MAGIA NATURAL

Nuestra belleza nos pertenece por completo. Si no la apreciamos, es cuando sentimos la necesidad de cambiar algo que a veces creemos que no podemos cambiar, no existe la fealdad, todos y cada uno de nosotros tenemos belleza.

Conjuro para la Noche más Mágica de todas:

Cómo se realiza:

  • Ante todo buscaremos un lugar en el que nos sintamos cómodos.
  • Pensaremos: Belleza Ven A Mi Siempre que te llame. Tomaremos un Jaspe Rojo con la mano izquierda (solo servirá una vez), con el en la mano leeremos el conjuro siguiente:

Para mi piel, Esplendor

Para mis ojos, el Brillo

Para mi cabello, Belleza

En esta noche Mágica, ¡Serán Míos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *