Archivo de la etiqueta: ritos

CUERPO Y COSMOS

Cuando decimos Mesoamérica nos referimos a un concepto cultural
más que geográfico. Para esta civilización se podría citar la importancia del cultivo del Maíz, que era su forma de
sustento fundamental, se dedicaron al estudio del tiempo y a los conocimiento de Astronomía, y formaron una organización estatal. Sobre estos elementos, los Pueblos Mesoamericanos fueron elaborando, a lo largo de milenios y con variantes, teorías sobre la vida y la muerte.

LA DUALIDAD VIDA Y MUERTE

Dentro de la concepción mesoamericana de la dualidad los elementos contrarios – lo femenino y lo masculino, el día y la noche, la luz y las tinieblas, el agua y el fuego- forman una unidad indisoluble. En este concepto de pensamiento debe entenderse la dualidad fundamental, la vida y la muerte. Al igual que en la naturaleza, en la que suceden una estación húmeda y fértil y otra seca y otra descarnada, la vida y la muerte forman un ciclo perenne. También el dios del maíz muere para poder resucitar como
planta y Quetzalcóatl ha pasado por el inframundo, después de su autoinmolación en el fuego, antes de resurgir como Venus, la estrella matutina. La concepción de que la vida no es posible sin la muerte, y que por ello son dos caras de la mismo proceso vital
aparecen en esculturas que poseen una mitad ser vivo y otra descarnada.
Frecuentemente representadas, este tipo de figuras hacen su aparición en el periodo pre plástico y se mantiene hasta los aztecas. La muerte asociada al sacrificio y frecuentemente representada por las calaveras es entendida en sentido positivo, porque es la condición necesaria para que continúe el ciclo de la energía en el Universo y por tanto la cadena de generaciones de seres vivos.

LOS RITOS

Los ritos eran en forma de comprensión del Universo y su práctica, los ritos permitían mantener el orden del Cosmos. Toda la población, desde las jerarquías gobernantes al campesinado participaba de los Ritos, a los que se dedicaba un gran esfuerzo. Los ritos de fertilidad aseguraban las cosechas y la reproducción de animales y seres humanos; los ritos cósmicos estaban dedicados a las divinidades astrales y aseguraban el orden universal; los ritos funerarios permitían la vida más allá de la muerte y ayudaban al difícil tránsito al mundo de los muertos.

SACERDOTES DIRIGIENDO UN RITUAL PARA EL PUEBLO

En las culturas marcadas por la religiosidad, los sacerdotes tenían una especial importancia social, provenían de las clases elevadas y llevaban una vida ascética, de penitencia y oración. Como intermediarios entre los hombres y el mundo sobrenatural
poseían la sabiduría del cómputo del tiempo, la escritura, la mitología y los ritos. En la cultura azteca el número de sacerdotes era muy elevado, dado que su fiesta comprendía procesiones, danzas, cantos, ofrendas y sacrificios. Los sacerdotes también interpretaban los libros sagrados para predecir el futuro.

La enfermedad asociada a lo sobrenatural

La enfermedad era considerada un desequilibrio, una ruptura de la armonía, un indicio que la relación con los dioses o los antepasados se había alterado.
Algunas divinidades podían producir enfermedades: fundamentalmente los dioses del inframundo. También se pensaba que los hechiceros atrapaban el alma o el sobrenatural de la persona para producirle la enfermedad. El exceso sexual o la
embriaguez, que suponía una ruptura con el orden del mundo natural y sobrenatural, llevaban consigo su castigo en la enfermedad. Los sacerdotes consultaban el calendario
ritual para averiguar la causa del mal y la cura incluía rituales de purificación, como confesiones o baños. Las deformidades eran signos de intervención divina y se creía que quienes las ostentaban tenían un poder sobrenatural, porque habían sido tocados por los
dioses. Enanos o jorobados, considerados mediadores entre humanos y los dioses, estos siempre estaban presentes en el arte de las figuras preplasticas. Los olmecas representaban enanos sosteniendo el cielo, y entre los mayas y aztecas estaban asociados
con divinidades de la lluvia y la fertilidad. Los tuertos representados con un ojo cerrado y la nariz y la boca torcida hacia a un lado, probablemente también eran identificados con los dioses de la lluvia.